Serie de dibujos que evocan los cielos de las pinturas comisionadas por el gobierno de los Estados Unidos durante y para la guerra con México (1846-1848), que culminó con la pérdida de gran parte del territorio mexicano y con la producción de la frontera entre estos dos países. 

En los años posteriores (1849-1857), agrimensores e ingenieros se dedicaron a buscar coordenadas en el cielo, que más tarde trasladaron a la tierra. A partir de ese momento, el cielo quedó al servicio de los estados-nación reconfigurados por las guerra.

Estos dibujos, realizados con carbón y cenizas de ramas encontradas en ciudades fronterizas, son intervenidas con otros objetos encontrados en la misma zona (San Diego, Ciudad Juárez, Presidio, Ojinaga, Marfa).














               
        
Mark