Entre el 2001 y el 2007, trabajé como ayudante, primero, y luego como instructor e impresor de litografía en dos talleres de la ciudad de Oaxaca: en el Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo, entonces dirigido por el maestro Juan Alcázar, y en el Taller La chicatana, fundado y dirigido por Eugenio Polgovsky. De esos años, intensos y muy felices, llenos de personas y experiencias asombrosas, conservo muy pocas imágenes. Aquí algunas de ellas.


+ imágenes [pdf]


               
        
Mark